Somos ASTAC

Asociación Gremial de Turismo de la Provincia del Huasco
  1. Inicio
  2. chevron_right
  3. Somos ASTAC

Asociación Gremial de Turismo

Somos una Asociación Gremial de Turismo conformada por habitantes del norte semiárido de Chile, en la Provincia del Huasco, dónde el último rio vivo frena de desertificación de esta tierra que se niega a morir y donde florece el desierto de Atacama tras las escasas precipitaciones regalándonos una exuberante floración que es visitada por miles de turistas en épocas de buena lluvia.

Conéctate con el turismo del territorio

Conociendo a los emprendimientos, pymes y empresas del Valle del Huasco, en el Desierto Sagrado de Atacama.

Descendientes

Somos descendientes de los grupos humanos “Complejo Cultural el Molle”, “Camanchacos o Changos” y del Pueblo “Diaguita”, eximios alfareros de las más bellas obras en cerámica que ostenta este país y una rica cultura que hace eco aún, en todo el valle del Huasco. Desde los primeros habitantes hasta ahora hemos vivido en torno a la tierra, cultivándola con dulces frutos y sano alimento; pastoreando sobre los cerros nuestro ganado; tejiendo en el telar de palo plantado las mantas y alforjas; hurgueteando en la profundidad de la tierra buscando la esquiva veta del oro y el cobre; elaborando elixires del fruto de la uva y la aceituna; más abajo, por la costa el marisco y pescados rebozan en nuestras mesas.

Hijos de este territorio y sus elementos

Somos hijos de este territorio que abrazamos la esperanza de seguir habitándolo en plena comunión con la naturaleza y los elementos que la conforman. Nos mantiene unido el lazo sagrado de la Tierra que nos acoge. Nos conocimos defendiéndola y procurando su resguardo a través de una economía de base local sustentada en el Turismo rural y de intereses especiales.

Fomentamos un turismo amigable

Un turismo donde el Humano no acabe depredando los recursos naturales ni seamos parte de la feroz rueda del “progreso”… nosotros queremos seguir caminando a paso lento, contemplando el colorido de los cerros; los estrellados cielos; el pastor de cabras; las múltiples flores que visten este Desierto y queremos seguir siendo arrullados por el paso del río Huasco que nos cuenta una historia tan vieja como el tiempo y que deseamos se siga contando más allá de nuestra propia memoria.

Menú